Go to Top

Pastoras y ganaderas, su papel en este sector.

Pastoras y Ganaderas

Hablamos de pastores, de rebaños de ovejas, de los recogedores que pasan cada día a por la leche para que podamos tomarla en nuestras casa, pero ¿y las pastoras y ganaderas?

Sabemos el trabajo que realizan los pastores, los animales no entienden de días libres, ni de fines de semana. Hay que atenderlos todos los días del año, y aunque el cuidado ha cambiado mucho es un trabajo vocacional.

La Trashumancia, alejaba a los pastores de sus casas, durante meses, y ellas las mujeres son las que quedaban en la casa al cuidado de la familia, de la ganadería sedentaria y la agricultura.

Trashumancia, en la actualidad

Trashumancia, en la actualidad

El papel de la mujer en el mundo rural, no es muy conocido, pero si muy importante, antes y ahora. Aportando, saber hacer, profesionalidad y esfuerzo.

Mujeres incansables, que cada día trabajan en el campo para sacar adelante a su familia. Un trabajo el de las pastoras y ganaderas, del que es importante hablar, ya que hoy en día muchas de ellas siguen dedicándose a ello.

Trabajo que ha pasado desapercibido, mujeres que repartían su saber hacer entre el papel tradicional como soporte de la familia y el trabajo en la ganadería.

La mujer en el mundo rural, pastoras y ganaderas

La mujer en el mundo rural, pastoras y ganaderas

Unas tareas, que han quedado en segundo plano, debido al trabajo del hombre. Algo que con el paso de los años y con la mirada puesta en el futuro buscando una sociedad más igualitaria, se implantó la Ley 35/2011 de Titularidad Compartida.

¿Cuál es el significado? Toda explotación agrícola o ganadera familiar debía dividir su titularidad entre ambos miembros de la pareja; medida que resultó de la lucha de mujeres rurales.

Poco a poco, paso a paso, se reconoce el trabajo realizado durante años de las pastoras y ganaderas. Madres, abuelas, hermanas, dedicadas a la familia, velando por nuestro futuro.

Las manos de ellas, las que elaboraban el mejor queso.

Las manos de ellas, las que elaboraban el mejor queso.

Las manos, curtidas del campo, para que hubiera alimentos en la mesa. Manos cansadas del ordeño para poder tomar un vaso de leche. Las mismas manos que hacían ese queso tan rico, y las que nos daban los mejores abrazos.

¡Gracias por el trabajo pastoras y ganaderas!

, , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.