Go to Top

¿Cómo es el transporte de leche?


Nuestro transporte de leche se hace vía camiones, seguro que has visto pasar esos camiones cisterna tan grandes, pero… ¿Sabías cómo son?

 No son camiones normales, sino que tienen que hacerse de una forma especial y cumplir una serie de características, ¡os lo contamos!

Si nos remontamos un poco en el tiempo, la leche era transportada en tarros lecheros, los cuales aún siguen siendo utilizados puesto que hay productores muy pequeños que entregan 50 o 100 litros al día.

Seguro que recordáis éstos tarros, eran de acero inoxidable y los más antiguos estaban hechos de hierro estañado. Se siguen utilizando en muchos sitios, sobre todo en zonas donde el ganadero tiene a los animales en un sitio de difícil acceso y su producción es pequeña.

transporte de leche

“No tan antiguos” tarros lecheros

Estos tarros han sido desplazados paulatinamente por los camiones cisterna. Una de las ventajas que proporciona un camión cisterna a la hora del transporte de leche, es que dicho camión puede no sólo transportar los líquidos sino mantenerlos almacenados por un tiempo prolongado sin alterar sus propiedades.

Los tanques de estos camiones normalmente suelen ser de aluminio o de acero inoxidable.  Además, llevan aislante. Para ello utilizan un sistema de doble pared, y en el espacio entre paredes se suele usar corcho.

Si os habéis dado cuenta, hay camiones que llevan un tanque cilíndrico y otros lo llevan con una forma más achatada, en forma de elipse.

Esto se hace por dos tipos de motivos: el circular es más fácil de limpiar e higienizar y el elíptico permite mayor estabilidad del camión cuando alcanza cierta velocidad. Así que, dependiendo de las necesidades, se utilizará para uno u otro fin.

Camión cisterna con tanque circular

Camión cisterna con tanque circular

Además, dentro del tanque, se suele dividir por secciones y apartados ya que en nuestro caso que transportamos leche, no nos interesa que quede batida (se separaría la grasa, se perderían propiedades…). El tanque además nos permite refrigerar la carga evitando que se vea degradada, lo cual se hará en cisternas isotermas para que en nuestro caso, la leche llegue de la mejor forma posible. Uno de los grandes cuidados que hay que tener en el transporte de leche es que hay que enfriarla, pero evitando su congelamiento, puesto que cuando la leche se congela, el agua se separa en forma de hielo y los sólidos de la leche se acumularán en el centro del tanque.

Cómo ha evolucionado el transporte de leche, ¿verdad? ¡Y pensar que hasta hace muy poco usábamos sólo los tarros lecheros!

, , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *